¿Qué tiene que ver la ropa que utilizo con mi autoestima?

Publicado en8 meses hace 502

La sabiduría popular muchas veces va cargada de razón. Y cuando se dice que vestir bien es clave para tener éxito no se va muy desencaminado. Existen estudios que han comprobado que el buen vestir influye en la autoestima. Sobre todo, en ámbitos como el profesional. Obviamente vestir con ropa de calidad no te convierte en mejor profesional. Pero influye en mejorar tu autoestima y, por tanto, tu confianza.

Cuando piensas que la ropa que llevas te ofrece un alto grado de calidad, tu autoestima aumenta. Como resultado, te sientes mejor y obtienes mayor confianza en ti mismo para realizar una determinada tarea.

La confianza disminuye la ansiedad y el nerviosismo generados por querer hacer muy bien una determinada tarea. Cuanto mayor sea nuestra autoconfianza menor será la presión. Probablemente nos parezca más fácil enfrentarnos a esas tareas.

Así lo concluyen los estudios realizados por las siguientes universidades: Notre Dame, Penn State y Kentucky. De todos ellos se hizo eco la revista Forbes.

La autoestima es la percepción que se tiene de uno mismo.

Mirarnos en el espejo, observarnos bien vestidos, cómodos, sentir el confort de nuestra imagen en la propia piel... Inevitablemente nos hace sonreír.  

La vestimenta también es una potente forma de comunicación no verbal que transmitimos a los demás. En una sociedad que da especial importancia a la imagen es importante sentirse seguro de uno mismo porque transmite esa misma seguridad a los demás.

Lo que crees, creas. 

La historia nos ha enseñado que la ropa ha sido indicadora de estatus, estilo y personalidad. Históricamente los líderes, reyes y gobernantes ostentaban los trajes más llamativos y especiales para transmitir su liderazgo y autoridad. Todavía hoy se mantiene parte de esa esencia y el vestir bien es un signo de status que la sociedad percibe.

Por ello la vestimenta y estilo de cada uno es como el espejo en el que no podemos vernos directamente, pero en el que los demás nos ven y reconocen.

Si aún crees que no es tan importante vestir bien, que en tu caso no es necesario todavía, o que ya es muy tarde para considerar un cambio en tu estilo... Estás cayendo en un gran error. 

La confianza es algo inherente al ser humano. No entiende de edades, ni de condiciones. Mejorar poco a poco nuestro estilo sin arriesgar en comodidad es una buena fórmula para incrementar nuestra autoestima.

¡Así que ya sabes! Objetivo vestir bien, sentirse mejor. Buena fórmula para aumentar la autoestima y la confianza en uno mismo.

Nuestros pantalones están creados como un término más en esa fórmula. Calidad y estilo que te harán confiar en ti mismo.

 

Menú

Ajustes